Una jornada más, el sorteo de la Bonoloto organizado por Loterías y Apuestas del Estado ha dejado un nuevo acertante. Este martes 15 de diciembre la combinación premiada ha sido la siguiente; 18, 28, 36, 38, 42 y 48. Por su parte, el número complementario ha sido el 46 y el reintegro el 1. El único acertante de la primera categoría se ha llevado la friolera de 868.818,99 € euros. ¡Felicidades! Si todavía no conoces la Bonoloto y quieres hacerte rico con ella, no tienes más que saber que es un sorteo que se celebra de lunes a sábado a partir de las 21:30 de la noche. En ese momento, la ilusión de miles de personas se materializa cuando los bombos giran y las bolas caen desvelando sus cifras. El juego no tiene misterio para el participante. Tan solo hay que seleccionar seis números del 1 al 49 y que, con algo de ayuda de la diosa Fortuna, estos sean los mismos que aparecen en las esferas. Este sencillo sistema ha permitido repartir millones y millones desde 1988, año en que comenzó la rifa. Detalle de la combinación ganadora de este martes- Loterías y apuestas del Estado Si decides jugar a la Bonoloto puedes hacerlo a través de la web de Loterías y Apuestas del Estado de forma totalmente segura o acudiendo a los establecimientos autorizados. Ten en cuenta que, si participas en el sorteo de un único día (pues puedes adquirir un boleto semanal), deberás hacer un mínimo de dos apuestas (cada una de ellas a 50 céntimos). A su vez, también es posible que estas sean simples o múltiples. Las últimas ofrecen, a cambio de un pago superior, unas mayores posibilidades de ser el afortunado ganador. La historia de la diosa Fortuna Al hablar de Fortuna nos estamos refiriendo a una diosa que adquiría múltiples formas durante la época griega y romana. Según la leyenda, esta joven era una de las muchas hijas que Zeus -famoso por poner a su mujer una cornamenta similar a la de un alce jornada sí y jornada también- había tenido en sus cientos de amoríos con otras mujeres. La pequeña contaba, sin embargo, con una peculiaridad: había sido entrenada por Mercurio para ser la corredora más veloz del mundo. Zeus, padre de Fortuna- Wikimedia Esta velocidad hacía que su padre la utilizase para llevar hasta el Olimpo los alimentos de las deidades: el néctar y la ambrosía. Y es que, si la luz del sol tocaba estos manjares prohibidos para los hombres, se echaban a perder. La leyenda dice que, si alguien atrapaba a Fortuna en su carrera hacia el Olimpo, los dioses estaban obligados a c oncederle un deseo. Pero había que tener cuidado, pues la joven nunca pasaba dos veces por el mismo sitio y podía rozar a sus captores sin que llegasen a percatarse de ello.


Más información en ABC.COM