Susana Barreiros, la jueza que condenó al líder opositor Leopoldo López, ha tomado posesión como Defensora Pública en una ceremonia celebrada este martes en la Asamblea Nacional en medio de las protestas de la disidencia venezolana. «Ha demostrado una valentía extraordinaria para enfrentar todas las presiones que sobre su persona se han dirigido, desde amenazas de muerte a ella, a su familia», ha destacado el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello. Por su parte, los diputados de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) -coalición opositora- han decidido abandonar la sede legislativa durante el acto de investidura, según ha informado el diario venezolano ‘El Nacional’. Barreiros fue nombrada la semana pasada tras ser seleccionada de entre 30 aspirantes para sustituir a Ciro Araujo, que salió del cargo el pasado 21 de agosto por «abandono», según informó entonces el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). El pasado 11 de septiembre, Barreiros condenó a Leopoldo López a casi 14 años de cárcel como autor intelectual de la violencia desatada en las revueltas opositoras de 2014, que se saldaron con 43 muertos. Franklin Nieves, uno de los fiscales del caso, ha revelado desde Estados Unidos que se basó en pruebas falsas, por lo que la defensa ha pedido la nulidad del proceso. Por ello, la bancada opositora ha considerado «una ofensa» la designación de Barreiros. «Esta doctora está profundamente cuestionada en su actuación ética y moral», dijo en el momento de su designación el diputado de la MUD Hermes García. La Asamblea Nacional ha aprovechado para aprobar este nombramiento -entre otras medidas- antes de que expire su mandato, el próximo 5 de enero, cuando se constituirá un nuevo Parlamento controlado por la oposición, dejando al ‘chavismo’ en minoría por primera vez en 16 años.


Más información en ABC.COM