Un estudio confirma que la nuez es mejor que el detergente común, más barato y ecológico